• Higiene bucodental, estética dental...

    Higiene bucodental, estética dental...

  • Implantes dentales, prótesis fijas y removibles

    Implantes dentales, prótesis fijas y removibles

  • Modernas instalaciones y última tecnología

    Modernas instalaciones y última tecnología


 
Blanco
PortadaseparatorNoticiasseparatorBeneficios del uso de irrigadores dentales


Beneficios del uso de irrigadores dentales


Martes, 4 de Diciembre de 2018
Beneficios del uso de irrigadores dentales - Foto

Mantener una higiene bucal adecuada es mucho más que cepillarse los dientes; supone usar seda dental, colutorio bucal, controlar el tiempo de cepillado, tener encuenta la dieta, acudir al menos una vez al año al dentista. Para completar las rutinas de higiene bucodental, el irrigador dental se ha convertido es un aliado perfecto.

Hasta no hace mucho tiempo este aparato se entendía que solo debía usarse en la consulta del dentista y para uso domiciliario en el caso de pacientes con prótesis dentales. Sin embargo, se ha convertido es un instumento perfecto para usar en casa por parte de cualquier persona con el objetivo de mantaener una salud bucal adecuada y prevenir enfermedades bucales. 

¿Qué es el irrigador bucal y cómo se utiliza?

El irrigador dental es un aparato que aplica un chorro de agua a presión, u otra solución, para la limpieza dental y debe usarse antes delcepillado habitual.

1. Llena el depósito del irrigador con agua o enjuague bucal. 

2. Coloca la boquilla e introduce el irrigador en tu boca. 

3. Enciéndelo y dirige el chorro de agua a las encías y entre los dientes. Recuerda que puedes pararlo cuando desees, así como regular la presión.

4. Lava y seca el depósito del irrigador y la boquilla después de usarlos.

5. Úsalo al menos durante uno o dos minutos una vez al día.

6. Cepilla tus dientes normalmente y usa el hilo dental.

Ventajas del irrigador dental

1. Facilidad de uso. Los resultados son bastante óptimos y no tiene una utilización compleja. Las instrucciones son claras, cortas y precisas.

2. No tiene contraindicaciones. Puede usarlo cualquier persona, sin límite de edad y sea cual sea su problema dental.

3. Existen multitud de modelos, atendiendo a tu necesidad. Portátiles o de sobremesa, con microburbujas, con control de presión de agua, con varias boquillas dependiendo de tu problema, con depósitos de agua de diferentes tamaños, con temporizador.

4. No es caro. Puedes encontrar precios más altos en aquellos aparatos que combinan muchas características, pero por lo general, no es un utensilio con un precio excesivo. Tiene gran durabilidad y beneficia enormemente, con lo que en realidad, estás invirtiendo en tu salud.

5. No necesitan instalaciones ni ocupa un gran espacio.

6. Apenas necesita mantenimiento.

Beneficios del irrigador dental

1. Previene las inflamaciones. Ya que elimina las bacterias de dientes y encías al acceder a lugares que ni el cepillo y ni el hilo dental pueden llegar.

2. Reduce la placa dental. Sarro, caries y otras dolencias se ven atenuadas y casi reducidas gracias a esta herramienta.

3. Elimina el mal aliento. Puedes conseguir una boca mucho más fresca y más limpia.

4. Elimina manchas. ¿Quieres tener los dientes más blancos? El irrigador elimina manchas de la superficie, con lo que consigues una sonrisa más bonita y mejoras tu imagen.

5. Limpia eficazmente sea cual sea tu tratamiento dental. Ortodoncia, puentes, coronas, implantes… si tienes alguno de estos tratamientos, el irrigador dental se convierte en una liado perfecto para la higiene dental.

6. Es altamente eficaz contra la periodontitis o el sangrando frecuente de encías.

No obstante, debemos advertir, pese a la infinidad de ventajas, que el irrigador dental no es un sustituto del cepillado dental diario, sino un complemento perfecto para mejorar tu higiene. Aunque es compatible prácticamente casi con la totalidad de los pacientes, no olvides consultarlo previamente con tu dentista, ya que te ofrecerá los consejos de uso más oportunos para su uso en tu caso. 



Más noticias...